sábado, 3 de diciembre de 2011

A veces los sentimientos ciegan tanto las verdades 
que aunque yo me esté muriendo de tus males
nunca me daría cuenta de que en tus ojos no amanecen los luceros 
porque ni sienten ni saben .. !

4 comentarios:

DANI dijo...

Alba, tus palabras se han hecho adultas :))

Besazos enormes

Anaid Sobel dijo...

Te creces cada vez que escribes.
En serio.

Emiliana dijo...

Triste...

candela dijo...

Los sentimientos y la ceguera suelen ir siempre tan unidos...

Me gusta tu blog!

Besos